¿Qué hacer si un gato tiene un giro intestinal?

La torsión de los intestinos es un fenómeno bastante peligroso, tanto para humanos como para animales. Debe tomar medidas de inmediato si ve todos los síntomas de torsión intestinal. En gatos y perros, este problema debe diagnosticarse correctamente, porque, a diferencia de los humanos, nuestras mascotas no pueden decir lo que tienen y dónde les duele. Cuando se produce una inversión intestinal, debe responder rápidamente y reconocer correctamente todos los signos clínicos. La vida del animal depende en gran medida de la velocidad de diagnóstico y acción. Este problema conduce a la muerte de los tejidos, un deterioro agudo en la condición del gato, una violación del suministro de sangre a los órganos del tracto gastrointestinal.

Causas de la torsión intestinal.

Las causas de la torsión intestinal son diversas. Muy a menudo, los veterinarios tienen que lidiar con los siguientes:

  1. desnutrición
  2. tumores y otras enfermedades comunes del tracto gastrointestinal, así como hernias;
  3. estreñimiento frecuente, que posteriormente puede conducir a inversión;
  4. la entrada de cuerpos extraños primero en el estómago y luego en los intestinos del animal;
  5. Aumento de la actividad después de comer alimentos.

La falta de una nutrición adecuada puede conducir a problemas intestinales en el futuro. En la dieta del animal debe haber, al menos una vez a la semana, alimento líquido presente: caldo de sopa. Esto no significa que la dieta de un gato o un perro deba ser similar a la dieta humana, pero la ausencia de alimentos líquidos puede provocar estreñimiento frecuente (coprostasis), íleo (obstrucción intestinal).

Las enfermedades gastrointestinales, los tumores y las hernias pueden ser la causa de una alteración en los intestinos y, como resultado, conducir a una inversión.

Los cuerpos extraños que no pueden digerir (hilos, lluvia de Año Nuevo, su propia lana), ingresan al estómago y luego a los intestinos, se enredan y provocan estreñimiento, obstrucción y enredos en los intestinos. El uso de laxantes en este punto puede agravar la situación y causar una ruptura del intestino.

A menudo, los gatitos y cachorros que están activos después de comer son susceptibles a la inversión de los intestinos. El comportamiento activo, correr y saltar causan calambres en los intestinos.

Otras causas pueden conducir a la inversión, pero las anteriores son las más comunes en la práctica veterinaria.

Diagnósticos

El primer factor significativo que indica que el gato tendrá vómitos. Se observa en casi el 99% de los casos. Acompañado de secreción sanguinolenta o con pequeñas manchas de sangre. Paralelamente al vómito, el gato (gato) se pone nervioso, a veces incluso puede mostrar agresión, causada por un dolor intenso. El animal no puede comer ni beber.

El dolor abdominal intenso se manifiesta por un maullido quejumbroso, o incluso un grito. Además, el estómago del gato se hincha y se vuelve duro al tacto. La hinchazón se acompaña de flatulencia de los intestinos, lo que mejora en gran medida el dolor. Al tocar el estómago, el gato puede ser agresivo, morder.

Durante este período, el animal normalmente no puede ir al baño debido a un dolor intenso. Poco a poco, el cuerpo se agota y se establece la deshidratación. En este caso, el agotamiento del cuerpo puede ocurrir en unos pocos días. Pero, antes de eso, el gato puede morir por un shock de dolor, en ausencia de primeros auxilios rápidamente proporcionados.

Todos los signos clínicos anteriores son los primeros a los que se debe prestar atención para diagnosticar la torsión intestinal. Para una determinación del 100% de la causa, debe tomar una imagen (radiografía) o un diagnóstico por ultrasonido de la cavidad abdominal. El veterinario verá inmediatamente una extensión del intestino delgado o el duodeno con la posible presencia de líquido en la cavidad. Además, el gato puede tener una inversión rectal (secciones ciegas y de colon).

Primeros auxilios

Después de que aparezcan los primeros síntomas agudos de la enfermedad, se deben tomar una serie de medidas que alivien la condición del animal, aunque no resolverán el problema en su conjunto.

Medidas de primeros auxilios:

  • Si es posible, aplique una inyección anestésica. Esto reducirá el dolor. Protege al animal del shock del dolor. No le dé analgésicos en tabletas (orales).
  • Acueste al gato sobre una toalla o un trapo, ya que tendrá vómitos frecuentes. Después de esto, trata de no molestar al animal, pero dale descanso.
  • En ningún caso no alimente al gato, ya que la inversión se caracteriza por una obstrucción intestinal y comer solo puede agravar la condición.
  • Se puede colocar un platillo con agua al lado para que el animal pueda beber agua.
  • Intenta llevarlo al veterinario lo antes posible. Cuanto antes el médico comience el tratamiento de la enfermedad y realice la operación, más rápido resultará aliviar el dolor en el gato y deshacerse de la enfermedad.

Tratamiento

La torsión de los intestinos es un problema que se resuelve, en la mayoría de los casos, de manera operable. Y, cuanto antes se realice la operación, mayores serán las posibilidades de recuperación. Después de diagnosticar la ubicación exacta de la inversión, el veterinario elige una solución. Si la necrosis afecta a un mínimo de tejido intestinal, el médico corta el área afectada y extiende la sección retorcida en la posición anatómica correcta. En los casos más simples, el veterinario solo necesita colocar los intestinos correctamente, eliminando los nodos que han aparecido.

Dependiendo de la complejidad de las lesiones causadas, qué tan difícil será la operación, así como el período de recuperación postoperatoria.

Cuidados postoperatorios y rehabilitación

El tratamiento de la inversión del gato de una manera operable no puede prescindir de las consecuencias. Pero, si todo se hace correctamente, el animal se recuperará rápidamente. Después de la operación, se deben cumplir las siguientes condiciones:

  • proporcionar paz al animal;
  • tome medicamentos recetados por su médico para curar heridas y restaurar la función intestinal;
  • siga una dieta estricta (especialmente en las primeras semanas después de la cirugía);
  • monitorear cambios en la condición del animal;
  • Mantenga el apartamento limpio y desinfectado.

A menudo, después de la operación, el gato no puede comer solo, por lo tanto, será necesario darle comida por un tiempo a través de un catéter. Un catéter ingresa a la cavidad abdominal y se introduce comida líquida a través de él.

Los intestinos son una parte muy importante del cuerpo y los problemas con ellos siempre están llenos de dolor y riesgo de infección para el animal. Nadie está a salvo del malestar intestinal, pero, sin embargo, si tal desgracia ha ocurrido con su mascota, lo principal es diagnosticar correctamente la causa y tomar todas las medidas de tratamiento necesarias en el menor tiempo posible.